Asesoría

Noticias

22/07/2020

El mercado inmobiliario después de la pandemia

La pandemia del Covid-19 ha afectado a cada aspecto de nuestras vidas y también ha impulsado cambios que probablemente permanecerán en el tiempo. Es el caso del mercado inmobiliario, que rápidamente ha diversificado sus canales de contacto y adaptado la oferta a los requerimientos de los clientes.

Hoy, como nunca en la historia reciente, las personas pasan mucho tiempo en sus hogares y sus barrios. Esa experiencia ha valorizado factores como la ubicación y el acceso a pie a comercio y servicios cercanos; puertas adentro, también se ha redescubierto la importancia de una buena aislación, terminaciones, diseño y calidad de la construcción.

Debido al confinamiento, el teletrabajo se ha consolidado globalmente en apenas un par de meses: esta nueva necesidad obliga a que la oferta inmobiliaria sume espacios versátiles que proporcionen comodidad y tranquilidad a quienes trabajen o estudien a distancia.

Todos estos puntos serán muy apreciados por los compradores y arrendatarios que accederán desde ahora a un renovado mercado inmobiliario.

La experiencia de compra también ha cambiado: ya se puede cotizar y evaluar departamentos mediante tours virtuales y completas fichas online. Dado que las interacciones humanas estarán limitadas por un largo tiempo, el uso de estos medios, los canales digitales y la atención de consultas en línea ya complementa las vistas presenciales (que hoy se realizan agendando hora, en general).

Para los inversionistas inmobiliarios, una vez que las restricciones a la movilidad se levanten, el turismo interno recibirá un fuerte impulso: al principio, los viajes al extranjero serán limitados y necesariamente los arriendos de temporada dentro de Chile vivirán un auge. Para mejorar la oferta, será indispensable contar con sistemas estandarizados de higiene y sanitización.

En cuanto al financiamiento para nadie es desconocido que las condiciones económicas actuales son complejas, pero se esperan importantes paquetes de incentivos para la actividad económica tanto para la oferta como para la demanda. Sumado a precios convenientes, se augura que este mercado generará importantes oportunidades de inversión en un sector que ofrece confianza y seguridad a largo plazo.