Asesoría

Noticias

11/12/2019

Privacidad: el gran plus de los departamentos mariposa

Los departamentos estilo mariposa aparecieron hace poco más de una década en el mercado inmobiliario chileno. Su principal característica, que los distingue de la distribución tradicional de los espacios, contempla dos dormitorios principales de similares dimensiones que flanquean al living comedor, la cocina y el lavadero, que se disponen al centro del inmueble como una suerte de área común.

En este formato, generalmente ambas habitaciones incluyen baño privado, walk in closet y acceso directo a una terraza. ¿Por qué se les llama “mariposa”? Simple: por su división física en dos alas similares que se estructuran en torno a un cuerpo principal.

¿Cuáles son las ventajas de esta particular disposición? La premisa de los departamentos mariposa es que dos o más personas puedan cohabitar bajo un mismo techo pero manteniendo su espacio de privacidad, sin necesidad de compartir, por ejemplo, el baño. 

Como ambas habitaciones están separadas, ni siquiera tienen muros en común, lo que ayuda de manera relevante a preservar la intimidad. 

Este formato se adapta a las nuevas formas en que la gente vive hoy. Podría ser ideal, por ejemplo para personas que comparten arriendo y dividen gastos domésticos, como pueden ser amigos, universitarios o colegas que viven fuera de su ciudad. También puede ser muy cómodo para familias con un hijo joven o un adulto mayor, donde cada dormitorio funciona como una unidad independiente (lo mismo vale para matrimonios sin hijos que prefieren tener cada uno su propio dormitorio). O bien, puede ser muy práctico para quienes viven solos, trabajan en casa y pueden convertir uno de los dormitorios en escritorio.

Eventualmente, incluso este tipo de viviendas puede servir para una persona sola que quiera recibir un ingreso extra, arrendando una de las habitaciones a través de plataformas como Airbnb.

Una última ventaja es el mejor aprovechamiento de los espacios, pues un departamento mariposa no debiera tener grandes pasillos ni rincones perdidos.