Asesoría

Noticias

11/12/2019

¿Se puede vender una propiedad que aún se está pagando?

A nivel inmobiliario, un mito muy extendido es que una persona que aún está pagando su crédito hipotecario no puede vender esa propiedad sino hasta que haya pagado su último dividendo. Eso es falso. 

Esta creencia ha privado a muchos dueños de viviendas de hacer buenos negocios. Téngalo claro: la deuda hipotecaria no impide vender una propiedad, pues no influye en el precio de venta, en los plazos de pago ni en el tiempo de la operación. 

Y no sólo eso: como lo más probable es que con el tiempo haya aumentado la plusvalía del inmueble, la diferencia entre lo que pagó originalmente y el nuevo precio de mercado sea sólo ganancia para el vendedor.

¿Cuándo conviene vender? Siempre que la operación signifique un negocio conveniente para el dueño. O sea, basta que el valor de la nueva compraventa supere el monto de su crédito hipotecario para que se pueda saldar sin inconvenientes. La diferencia del valor de la compraventa se le entregará al vendedor una vez que el nuevo dominio sea inscrito en el Conservador de Bienes Raíces, libre de hipotecas, gravámenes y prohibiciones.

Una opción conveniente es que el comprador asuma la deuda hipotecaria del vendedor, previa aceptación del banco que otorgó el crédito. Así se traspasa la deuda en las mismas condiciones, incluidas las tasas de interés originales.